Helarte y Sócrates

Pasado mañana le preguntaré a una amiga qué es el arte, y ella me mandará a tomar por culo. Yo insistiré, porque dentro de dos días seguiré siendo muy pesada; y mi amiga, que también lo seguirá siendo, accederá a responderme disfrazada de Sócrates, como si fuese carnaval. “La felicidad  es una actitud basada en la ausencia de miedo”, replicaré a su contrapregunta como repica una campana golpeada por los dictados de su atrevimiento. Tras un breve silencio, y su correspondiente pitido, volveré a intentarlo, y mi amiga volverá a hacerlo. Pensaré que si las preguntas fuesen goles estaría eliminada, pero, como habré tomado la precaución de quemar las porterías como Cortés sus naves, seguiré dejándome socratear con la tranquilidad de quien torea a una vaca dormida. Así que volveré a responderle sin preguntar—esta vez con voz androica—: motherfucker is a vulgarism which, in its most literal sense, refers to one who participates in sexual intercourse with a mother, possibly his own.

No llegaremos a las manos porque autolesionarse está mal visto.

Ella será mi amiga, y yo soy tú.
Yo sabré que ella lo sabe, y ella sabrá que yo lo sabré.

Helarte y Sócrates sabremos ser.

Esta entrada fue publicada en Letras y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.